Imagen

Imagen
Las cabras y las ovejas son dos especies rumiantes típicas criadas en el campo. En nuestra zona, sin embargo, la oveja predomina con creces sobre la cabra, lo que se puede explicar por un tema cultural (la costumbre de tener ovejas), por el clima (las cabras son más sensibles al agua) y por su alimentación distinta: Las ovejas gozarían comiendo el césped de un hermoso jardín, las cabras definitivamente no, en cambio sí se comerían con mucho placer todo lo parecido a un arbolito, arbusto o una planta ornamental.
(Bueno, se dice que "sobre gustos no hay nada escrito" y, por otra parte, se dice también que "todo lo que se escribe es sobre gustos". Parecen afirmaciones contrarias, pero sin embargo ambas son ciertas).
Así, en la granja, los "extraños gustos" de la cabra nos permiten mejorar las praderas, ya que ellas comen por ejemplo los cardos y las zarzamoras que no le gusta a ningún otro.
Esconder menú Mostrar Menú Ir hacia arriba
Cargando